EL GALLO, EL MAS "GUAPO"

7.10.2019

 

Y este Deportivo Morón de "Cacho" Sialle, solidario, sacrificado, humilde, consciente de sus limitaciones y sin grandes "estridencias" individuales, pero con innegable vocación colectiva, volvió a demostrar que tiene muy claro a qué juega y cómo conseguir el mayor provecho en la "fortaleza" de conjunto, para superar a un Barracas Central con buenos argumentos nominales (como la "joya" de la categoría, el seleccionado Sub 23, Fernando "Chiche" Valenzuela), para sumar su segundo triunfo consecutivo y encaramarse en el selecto lote de los mejores cuatro de la Zona 1, que a la fecha estarían clasificando a "Copa Argentina" y al Reducido de la Primera Nacional.

 

Sin Lucas Pérez Godoy, baja sensible por lesión, el Gallo resignaría algo de la claridad que le otorga el ex Mitre de Santiago, para ganar en marca con el ingreso de Cristian Lillo, reeditando un "doble cinco" que se conocen de "memoria", junto a Matías Nizzo, y que tan buenos dividendos le diera al equipo, en la última temporada.

 

Enfrente, un "Guapo" dirigido por el inolvidable Salvador Daniele, y el "Chino" Sergio Ricardo Lara como ayudante de campo, le opondrían a Morón, un Barracas de buen pie, con individualidades interesantes, pero con la posibilidad de "explotar" los espacios que los esquemas siempre ofensivos del entrañable "Gato", tarde o temprano, le permitirían al Deportivo Morón aguardar con paciencia, los "huecos" que ningún otro visitante habría de proponer, en el Nuevo Francisco Urbano.

 

Así las cosas, luego de un primer cuarto de hora de "estudio", sin emociones en ninguno de los arcos, una habilitación en profundidad de Valentín Perales, entre los centrales "Barranqueños", permitiría que Esteban Ciaccheri, "guapeando" con su defensor, le cruzara el remate a Elías Gómez, para poner en ventaja al Gallito, cuando poco y nada había pasado.

 

Con la ventaja a su favor y los "circuitos" futbolísticos de la visita, bien controlados, en especial, la presencia siempre inquietante de Fernando Valenzuela, por izquierda ("custodiado" de cerca por Nicolás Martínez, en la tarde que cumpliera 200 partidos con la camiseta del Gallo) y Ramiro López, contenido por Cristian Lillo y Matías Nizzo, Morón no pasaría zozobras en su últimas línea y sí contaría con posibilidades para ampliar la diferencia, pero la carencia repetida para "cerrar" los partidos, mantendría con "vida" al "Guapo", hasta el pitazo final de Leandro Rey Hilfer.

 

En rigor de verdad, el Deportivo Morón contaría con una posibilidad inmejorable para sacar diferencia de dos, antes del cierre de primer tiempo, pero el mal estado del campo de juego, que pareciera estar aún peor que en el pasado cotejo ante San Martín de San Juan, un mal "pique" del balón, de cara al arco contrario y con pelota dominada, le impediría a Nicolás Ramírez, otra vez de gran primer tiempo y buen partido, definir ante Elías Gómez, cuando todo el Nuevo Francisco Urbano se aprestaba a gritar el segundo gol de la tarde.

 

El cierre de los primeros '45, justificaría la ventaja parcial del Gallo, a partir de la apertura del marcador, a cargo del Esteban Ciaccheri, con una buen trabajo de conjunto, fiel a lo que nos tiene acostumbrados, el "laborioso" equipo de Arnaldo Sialle, con puntos altos en toda la defensa, pero en particular, en Matías Cortave y Nicolás Martínez, como en Mauricio Alonso, por momentos supliendo la ausencia de Pérez Godoy, para erigirse en el primer pase ofensivo, y en la peligrosidad de Fabricio Alvarenga, menos "lagunero" que de costumbre y, a la postre, la figura del partido.

 

En el complemento, en menos de diez minutos, Barracas contaría con las mejores dos opciones para igualar el encuentro, encendiendo las "alarmas", en el cuerpo técnico del Gallo, puesto que Morón volvería a salir "dormido", al igual que le ocurriese frente a los sanjuaninos, pero en este caso, con la fortuna de su lado, puesto que Barracas dilapidaría ambas chances, entre la falta de puntería de sus delanteros, y una excelente respuesta de Julio Salva, abajo, sobre su poste zurdo, tras el "envenenado" remate del recién ingresado, Lucas Colitto.

 

Con el transcurso de los minutos, superado el primer cuarto de hora del complemento, Morón empezaría a hacer "pie" en el segundo tiempo, pese a perder por completo la tenencia del balón, propiedad exclusiva de la visita, a través de "Chiche" Valenzuela, Ramiro López, Lucas Colitto y más tarde, Sebastián Riquelme, interesante medio punta, hermano de Juan Román, de gambeta indescifrable y la categoría "genética" de la familia "Riquelme".

 

Con espacios cada vez más pronunciados, por la incursiones ofensivas, tanto de Clemente Rodríguez por derecha, como de Leonel Bontempo por izquierda, la "contra" del Gallo comenzaría a "esmerilar" las intenciones de la visita, aunque sin poder "liquidar" definitivamente el pleito, como en aquella "avivada" de Alvarenga, que dejaría en el camino a Bontempo y tras su centro, Esteban Ciaccheri ensayaría una "chilena" desde el punto del penal, que si hubiera terminado en el segundo gol de Morón, Rey Hilfier debería parar unos segundos la reanudación del juego, para permitir el aplauso de la gente, por la enorme jugada previa y el impecable gesto técnico del "9" de Morón.

 

En los instantes finales, "Cacho" Sialle mandaría al campo de juego a Dylan Glaby, en su debut con la casaca del Gallo, para que "muerda" en el medio, por Alonso, y algunos minutos antes, a Ezequiel D'Angelo en reemplazo de un golpeado Alvarenga, para que el enganche ex San Telmo, a poco estuviera de "clavar" un golazo, en un tiro libre desde la derecha, que por centímetros no "superara" la estirada de Gómez, siempre jugando al límite del adelantamiento, teniendo en cuenta su escasa altura.

 

Con Kevin Gissi de regreso al campo, en lugar del goleador, Esteban Ciaccheri, en los minutos de cierre, Barracas intentaría apretar a Morón contra Salvá, pero la buena producción de la última linea, impediría no sólo cualquier ocasión manifiesta de gol de la visita, sino también la posibilidad de un tiro libre cerca del área, para el talentoso botín zurdo de Valenzuela.

 

El pitazo final de Rey Hilfer, de buen arbitraje, "premiaría" a un Morón que debió quedarse con los tres puntos mucho antes, pero fiel a su costumbre, "si no se sufre, no vale".

 

Volvió a ganar Morón, y se ilusiona con clasificar a "Copa Argentina", mientras hoy, con su cuarto puesto en la Zona 1, le permitiría acceder también al Reducido.

 

Ahora a viajar a Santiago del Estero, para visitar a Mitre, el próximo domingo, con lo mucho que se conocen "Cacho" Sialle y el "Aurinegro" santiagueño.

 

En definitiva, en duelo de "guapos", se impuso el Gallo.

 

 

Facebook
Twitter
Please reload

DESTACADAS

Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon

SITIO NO OFICIAL DEL CLUB DEPORTIVO MORÓN  © Copyright 2017 /// WWW.ELORGULLOMAYOR.COM 

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono Google+